¿El dinero que depositas en el banco es realmente tuyo?

¿Qué pasaría si el dinero en tu cuenta depositada en un banco desapareciera?

Esta sorpresa puede ser tuya si tienes una cuenta bancaria que no hayas tocado o enviado dinero en los últimos años. La crisis desatada por el Coronavirus y de la que ya hemos hablado en una nota anterior, ha puesto delante de la escena varios problemas del sistema bancario tradicional. Uno de ellos trata sobre los activos y dinero que permanecen depositados en los bancos en cuentas que no tuvieron actividades después de varios años. 

Cuentas durmientes:

El gobierno Britanico ha logrado de esta manera recuperar recientemente alrededor de 150 millones de libras y redistribuido, según lo anunciado, a empresas sociales y caridad que trabajaban en la crisis del coronavirus . Se estimaba, según los datos oficiales, que ya en 2017 se podría haber recolectado cerca de 2 mil millones de libras de cuentas durmientes. En febrero pasado, anterior a la puesta en cuarentena obligatoria, el gobierno de Boris Johnson ya había pedido mediante una consulta popular, extender la calificación de “cuenta durmiente”. Se propone entonces que los depósitos en especie después de 6 años, pólizas de seguros y pensiones después de 7 años y los activos “que no implican dinero” como las acciones y dividendo de empresas públicas después de 12 años puedan ser apoderados por el Estado.              

Otros países ya han legislado y actuado frente a las cuentas durmientes, Bélgica considera desde el año de 2008 una cuenta durmiente a partir de 5 años de inactividad, en Francia a partir de 10 años, Australia a partir de 7 años, y en Estados Unidos entre 3 y 5 años para citar algunos. Los propietarios de una cuenta durmiente en teoría pueden reclamar sus fondos en casos de observar que estos desaparecen. Pero algunas experiencias pasadas en américa latina no permiten entregar una confianza plena en el sistema bancario. Uno de los ejemplos más famosos es el “corralito argentino”, que se dio por primera vez en el año 2001, y luego se llevó adelante en países como Chipre en 2013 y Grecia en 2015. Es un método en el que se bloquean las cuentas bancarias impidiendo extraerla de los bancos.  

¿Es entonces tuyo el dinero depositado en el banco? 

Uno debería dejar de decir “tengo mi dinero en el banco”, pero no existe un espacio en la bóveda con tu nombre. Cuando ingresas tu dinero en la entidad, en realidad le estás prestando dinero a cambio de ciertas condiciones o cláusulas que estás aceptando por el sólo hecho de ser cliente o bien utilizar sus servicios. 

Deja de ser tu dinero y pasa en ser un activo del Banco que en casos de convertirse en una “cuenta durmiente” pasa a ser un activo del gobierno. Ahora él tiene una deuda contigo, y no lo sabes o bien, estás pasando por alto sus riesgos.

El riesgo de los balances bancarios

Como mencionamos en párrafos anteriores, es importante tener en cuenta dos grandes factores antes de pensar en “invertir en un plazo fijo bancario”

Insolvencia: Prestar más dinero de lo que el Banco tiene como respaldo, puede desencadenar el segundo factor a tener en cuenta.

Falta de liquidez: Ocurre cuando muchos clientes quieren retirar sus depósitos al mismo tiempo y puede generar colapsos como mencionamos algunos párrafos más arriba

Bitcoin: tu dinero, tu libertad

Bitcoin a la diferencia del sistema bancario tradicional, como hablábamos en publicaciones anteriores, tiene la característica de que si posees las claves privadas de tu billetera virtual entonces nadie puede sacarte tus bitcoins. Ni el gobierno, ni los bancos pueden tener acceso a tu billetera virtual, dándote el control total y la responsabilidad de tu dinero. Es importante por lo tanto en caso de que tengas una billetera virtual, dispongas y cuides de medidas de precauciones para atesorar tus Bitcoins. Existen varias billeteras disponibles que pueden ser tanto virtuales como físicos. Algunas billeteras virtuales son Atomic Wallet, Jaxx o Armory para citar algunas . Las billeteras físicas más conocidas son Ledger y Trezor que se parecen a un USB y que permiten guardar fuera de una computadora tus criptomonedas. Además existe otro de billetera física llamada “billetera papel”, estas inscriben o impriman un código QR en la que se encuentran depositados los bitcoins. Billeteras papel son Bitcoinpaperwallet o BitAddress. Atención que en caso de perderlo o de perder la clave de tu billetera virtual perderás tus fondos y se convertirán en cuenta durmiente hasta que alguien logre romper la clave privada. Mayores poderes implican mayores responsabilidades y libertades. 

¿Ya compraste criptoactivos en BITPoint? Compra y vende Bitcoin, Ethereum, Litecoin, Ripple y Bitcoin Cash a precios de mercado y opere con comisiones competitivas en la moneda local de tu país.

¡La libertad financiera ahora está a tu alcance!

Cursos de trading y criptoactivos:

VER CURSOS

Compra y vende criptoactivos en Latinoamerica:

CREAR CUENTA

Leave a Reply

Your email address will not be published.